VINDIE, la magia corporativa aterriza en el mundo del vino

VINDIE, la magia corporativa aterriza en el mundo del vino

Existe un dicho en la Provenza francesa con el que no puedo estar más de acuerdo: “Un día sin vino es un día sin sol”. España es tierra de grandes vinos y yo he tenido la fortuna de recorrer multitud de regiones de nuestro país en las que me he ido empapando de la cultura de esta mágica bebida. Por este motivo, quise fusionar mi nuevo concepto de magia corporativa con el mundo del vino. Fue así como nació VINDIE, un espectáculo en el que naipes y copas, racimos y barricas, o pañuelos y botellas se juntan en un maridaje perfecto que inundará de ilusión bodegas de toda España.

¿Qué pensaríais si os digo que, delante de vuestros ojos, pueden crecer racimos de uvas en una barrica de vino? Seguramente, todos estaríais de acuerdo en que es imposible. Pues en eso consiste el ilusionismo, en conseguir lo inverosímil, en provocar impacto y emoción a partes iguales. Con VINDIE quiero llevar mi magia a un sector al que respeto y admiro a partes iguales. Este espectáculo es un homenaje al vino, esa bebida que, como decía el escritor latino Plinio, convierte al hombre en el único animal que bebe sin tener sed. Estoy seguro de que os estáis preguntando de dónde viene el nombre de VINDIE. Pues bien, es un término que nace de la unión de dos palabras: vino e indie. Indie simboliza la independencia, la autonomía, la falta de cadenas durante la preparación del evento, un tiempo en el que he disfrutado de una gran libertad creativa, sin encasillarme en ningún estilo concreto, y el resultado es un espectáculo que no dejará indiferente a nadie.

Vino e ilusionismo, una fusión de la que no puede salir nada malo. Os espero a todos en mi nuevo espectáculo, donde haré posible lo imposible, en una jornada que tendrá al vino como principal protagonista. Y, como “in vino veritas”, podéis tener muy claro que os estoy diciendo la verdad. VINDIE no os defraudará.