Miguel de Lucas. Un nuevo concepto de magia aplicado a la empresa

Miguel de Lucas

Miguel de Lucas. Un nuevo concepto de magia aplicado a la empresa

“Pero… ¿Cómo lo ha hecho? ¡Si lo tenía justo delante!”. Durante cientos de años se ha escuchado esta pregunta en cada rincón donde se encontraba un mago o ilusionista. La magia es el arte de convertir en posible lo imposible. Un arte que ha conseguido cautivar y fascinar a niños y mayores que, perplejos, no lograban entender lo que estaba ocurriendo frente a sus ojos. Magia y acrobacias, magia y deportes, magia y humor…, decenas de combinaciones donde la magia tenía como objetivo principal el entretenimiento de su público, trasladando al espectador a un mundo de fantasía. Pero, ¿y si llevamos la magia un paso más allá de la mera diversión? Eso es lo que me he propuesto con mi nuevo concepto de magia, en el que la motivación empresarial asume el papel protagonista.

Lo más importante en mi nuevo concepto de magia aplicado a las empresas es la comunicación con los asistentes. Se me antoja fundamental crear un ambiente en el que el espectador se sienta como en casa y pueda disfrutar de mi espectáculo en un clima de absoluta confianza. Este ambiente distendido me permite poder lanzar mi mensaje a un público receptivo, capaz de empaparse de mis ideas y que, al mismo tiempo, disfruta y se ilusiona con la magia. Mi nuevo concepto de magia busca incitar a la acción, motivar a los asistentes y encender en ellos ese sentimiento de pertenencia que resulta tan importante dentro de una empresa.

La empresa nunca podrá alcanzar sus objetivos por sí sola y, por eso, necesita unos empleados motivados que remen en la misma dirección para llegar a buen puerto. Es ahí donde entra mi nuevo concepto de magia. Un concepto innovador basado en la comunicación que genera ilusión y motivación a partes iguales en el mundo empresarial.