Miguel de Lucas sorprende a los asistentes al IV Congreso de Agencias de Viajes de Castilla y León

Miguel de Lucas sorprende a los asistentes al IV Congreso de Agencias de Viajes de Castilla y León

Miguel de Lucas sorprende a los asistentes al IV Congreso de Agencias de Viajes de Castilla y León

El pasado día 12 de enero tuve la oportunidad de adaptar algunos de mis clásicos juegos a un tema que me apasiona: el turismo. La magia es un lenguaje realmente versátil. Un arte que logra una gran adaptación en contextos y contenidos absolutamente diferentes, aportando siempre grandes dosis de intriga, misterio, ilusión y emoción. Lo hice con motivo del IV Congreso de Agencias de Viajes de Castilla y León, celebrado en mi ciudad, en Zamora, y con uno de mis paisanos como anfitrión, Daniel Hernández Tamame, presidente de la Asociación Zamorana de Agencias de Viaje y CEO de la empresa VIAJES SANABRIA.

En este congreso, celebrado en el Museo Etnográfico de Castilla y León, han estado representados más de medio centenar de turoperadores y agencias de viajes de toda la región y de buena parte de España. Su objetivo ha consistido en encontrar fórmulas que potencien el sector desde una doble perspectiva, tanto en su papel como impulsor del turismo de interior como en el de creador de riqueza económica. He tenido la fantástica oportunidad de llevar a cabo uno de mis espectáculos durante estas jornadas tan importantes para el sector turístico de mi región. Durante la cena de gala celebrada en el hotel NH de Zamora he podido transmitir mis ideas haciendo lo que mejor se me da: ilusionar a los asistentes a través de la magia. Una fantástica velada en la que he conectado con los espectadores, que se han empapado del mensaje gracias al ambiente creado entre todos. El momento más espectacular de la noche llegó cuando siete de los asistentes, elegidos aleatoriamente entre decenas de personas, pensaron el número de una matrícula al azar. Lo cierto es que no os puedo decir cómo sucedió, ya que resulta imposible de explicar, pero abracadabra y… ese número, tal y como lo pensaron los distintos voluntarios, estaba escrito en una pizarra a la que nadie se acercó desde el inicio de mi espectáculo. Cosas de la magia.

Para mí, ha sido una enorme fortuna poder aportar mi granito de arena en un congreso tan significativo para el turismo de mi ciudad, Zamora, y de mi región, Castilla y León. Siempre es un placer poder generar ilusión en mis espectadores, provocando un gran impacto en todos ellos mientras transmito mis ideas, haciendo que los asistentes disfruten de una jornada que, a buen seguro, resultará inolvidable para todos ellos.