Miguel de Lucas. Palencia, la ilusión en forma de arte

Miguel de Lucas. Palencia, la ilusión en forma de arte

Miguel de Lucas. Palencia, la ilusión en forma de arte

Hace unos días tuve la oportunidad de volver a una de las capitales de provincia de Castilla y León que atesora más patrimonio artístico y monumental, además de numerosos tradiciones, misterios y leyendas. Además, personalmente, es un lugar al que guardo especial cariño, ya que en él cursé mis estudios de secundaria y en Venta de Baños, uno de los municipios de su provincia, podríamos decir que descubrí mi pasión por la magia. Os estoy hablando, ni más ni menos, que de Palencia.

Mi referencia para alcanzar la ciudad estaba clara. ¡Solo tenía que seguir la imponente imagen del Cristo del Otero! Con sus 20 metros de altura, es la segunda representación de un Cristo más grande del mundo, y, por tanto, puede verse desde varios kilómetros en todas las direcciones. Bajo sus pies, la catedrática de Historia Concepción Casaduero me contó la curiosa historia que da origen a una de las fiestas más populares de Palencia, la romería del Pan y el Quesillo. Solo os desvelaré que, por suerte, ¡los palentinos son ahora mucho más acogedores que en el siglo V!

Además del Cristo del Otero, otra de las referencias de Palencia es su Catedral. Sin duda alguna os recomiendo, como yo hice, descubrir este templo, conocido como La Bella Desconocida. ¡Merece mucho la pena! Yo tuve la suerte de hacerlo acompañado del historiador Rubén Alonso, junto al que conocí el que se considera el origen de la Catedral, su cripta, cuna de leyendas. También pude admirar su impresionante retablo mayor u otros reflejos de arte que hay repartidos por toda la catedral, como sus retratos anamórficos del siglo XVI, que solo se pueden ver si los miras desde la perspectiva adecuada. Parecen ¡cosa de magia!

Hablando de arte, aún recuerdo impresionado la imprenta que grandes referencias como Berruguete han dejado en el país. Como me contó mi amigo, el periodista Javier Pérez Andrés, se dice que Pedro Berruguete fue quien introdujo el Renacimiento en España. Y la Diputación Provincial es un lugar maravilloso para disfrutar de algunas de sus obras. Además, allí mismo pude contemplar una magnífica vidriera que, con gran belleza, representa la creación de la universidad en Palencia, la primera de toda España.

Y parte de lo mejor me la guardo para el final. Sin duda, una de las historias palentinas que más me gustó conocer fue la que se refiere a la bravura de sus mujeres, que, tomando las armas de sus hombres, derrotaron al ejército inglés en el siglo XIV, impidiéndole entrar en la ciudad. El rey Juan I las condecoró por su hazaña con un privilegio hasta ese momento reservado solo a hombres: la opción de lucir un adorno dorado y rojo en sus tocas. A día de hoy aún podemos observar este adorno en los trajes regionales femeninos.

Después de este intenso recorrido… ¡qué hambre me ha entrado! Creo que lo mejor va a ser recuperar la receta que aprendí de la menestra palentina… ¡Os dejo, que me meto en harina!

Podéis disfrutar del capítulo de Un País Mágico en Palencia en la web de RTVE