Miguel de Lucas. La magia que esconde Bilbao

Miguel de Lucas. La magia que esconde Bilbao

Como quizá ya sabéis, desde hace unos meses estoy disfrutando de un enriquecedor, y mágico, recorrido por España. En él, tengo la maravillosa oportunidad de descubrir diferentes ciudades y pueblos del país, su actualidad y aquella historia que no se ve, pero que se esconde detrás de sus ladrillos o bajo sus aceras. Este periplo me ha llevado en su última parada a Bilbao y de esta mágica ciudad, ejemplo perfecto de la unión de tradición y vanguardia, os quiero hablar hoy en este post.

Mi visita a la capital vizcaína comenzó, como no podía ser de otra manera, en el Guggenheim. Y es que esta construcción fue la responsable, tras su inauguración en 1997, de que Bilbao cambiara para siempre. ¿Por qué? Su desarrollo supuso la rehabilitación de la zona industrial y, además, este museo situó a Bilbao en la vanguardia mundial de la arquitectura y del arte. Junto al arquitecto y escritor Álvaro Arbina tuve la oportunidad de descubrir el interior de este espectacular lugar, una obra de arte en sí misma.

Tras conocer uno de los puntos más vanguardistas de la ciudad, fue el momento de viajar a la tradición yendo a visitar a la amatxu con el periodista José Ramón Morejón. ¿Que quién es? Con este nombre tan cariñoso conocen los bilbaínos a la virgen de Begoña, su patrona, cuya representación se encuentra en la basílica del mismo nombre.

Bajando la colina en la que se encuentra la Basílica de Begoña, llegué a la Calle de la Pelota, donde me esperaba el actor Iker Lastra. Junto a él conocí el Teatro Arriaga, un lugar tan impresionante que hechiza a todo aquel que lo visita.

Y para impresionante… ¡la maña que se dan los aizkolaris con los troncos! Desde que supe que iba a visitar Bilbao quise conocer de cerca este deporte y qué mejor manera que con Julen y Julián, abuelo y nieto aizkolaris. Para que os hagáis una idea, os contaré que Julián, a sus 89 años, lleva más de 40 practicando la corta de troncos y ha ganado más de 20 txapelas. Como sabéis soy muy curioso y teniéndoles tan cerca… ¡tuve que probar! Y la verdad es que al intentarlo y subirme al tronco hacha en mano comprobé que esto del deporte tradicional, engaña, ¡cómo cuesta!. Yo ya tenía mucho respeto a los aizkolaris, pero ahora ¡mucho más!

Después de reponerme, acudí a la cita con la periodista Esmeralda Herlo, con las que recorrí las tres calles que supusieron el origen de Bilbao: Somera, Tendería y Artekale. Y ya situado en pleno Casco Viejo… ¡no podía irme sin probar sus famosos pintxos! Junto al chikitero Marino Montero disfruté de uno de bacalao, quizá el producto más tradicional de la zona, acompañado de un txakoli. ¡Buenísimo!

Solo me quedaba, para poner el broche final a mi visita a esta ciudad, conocer la Plaza de Zabalburu que, aunque es de reciente construcción, se ha convertido en uno de los puntos más característicos, tal y como me contó el hostelero Mikel Azpeleta.

La verdad es que fue un placer conocer Bilbao, sus calles, sus costumbres y, sobre todo, su gente. Por eso, después de una visita genial como esta, solo me queda decir: Eskerrik asko, Bilbo!

Ya podéis revivir el capítulo en la web de RTVE 

FOTO: Parkia.es