Miguel de Lucas, entre los 100 mejores conferenciantes

Miguel de Lucas - Uno de los 100 mejores conferenciantes

Miguel de Lucas, entre los 100 mejores conferenciantes

Quiero contaros una noticia realmente mágica. La empresa Thinking Heads, consultora líder del “mercado de las ideas”, me ha incluido en su catálogo “Top 100 Conferenciantes España”. No os imagináis la satisfacción que me produce formar parte de esta selecta lista en la que se encuentran personalidades de la talla de Felipe González, Pau Gasol, Víctor Küppers o José Luis Rodríguez Zapatero. Pero no os confundáis, mi felicidad no responde tan solo a ver mi nombre en el catálogo. Este reconocimiento supone que mi mensaje logra cautivar y motivar a la gente y, para mí, no hay nada más importante que eso. Saber que consigo comunicarme a través de la magia y que logro generar ilusión en mi público es algo que no puedo describir con palabras.

En esta lista, aparecen los 100 conferenciantes más demandados, más influyentes y más interesantes de nuestro país y yo he sido incluido en la sección de mejores ponentes en “Management y liderazgo”. Ojalá pueda influir en todos vosotros con mi nuevo concepto de magia dedicado al mundo empresarial, con el que pretendo motivaros y encender en vosotros ese sentimiento de pertenencia que resulta tan importante a la hora de potenciar el rendimiento de la plantilla. Siempre a través del humor, la ilusión y de una comunicación directa y fluida, mi objetivo es crear un ambiente en el que os sintáis cómodos y que os permita empaparos de mi mensaje. El hecho de haber sido elegido uno de los conferenciantes más influyentes de España me indica que voy por el buen camino y que he logrado alcanzar esa meta marcada.

Quiero agradecer a Thinking Heads que me haya incluido en su catálogo y felicitar a todos los conferenciantes, a los que han sido seleccionados y también a los que no, por trabajar duro, día a día, con la intención de trasladar un mensaje que pueda mejorar la vida de todos aquellos que les escuchan. Yo seguiré aportando mi granito de arena.