La mayor parte de nuestros miedos no se llegan a manifestar en nuestra vida. Son, en ocasiones, imaginados, pero con tanto detalle y potencia que nuestro organismo lo siente y padece como verdaderos.

He leído mucho sobre miedos, y no me gustan las frases típicas como «Si te da miedo, hazlo con miedo». No sé si este es el método que debes seguir, lo que tengo muy claro es que los miedos nos paralizan, atacan y bloquean. Quizá porque fuimos programados genéticamente para sobrevivir, o quizá porque sea una dinámica en la vida.

Ya sabes que no me gusta dar consejos, pero cuando en mi vida me llega un miedo y se manifiesta como un fiero león, me doy cuenta de que yo también puedo ser muy fiero y plantarle cara. No sé quien ganará la batalla, pero al menos sé que no me he escondido.

Miguel,

Sin categoría

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *