Estaba claro que para poder celebrar una sesión del Aula de Cultura en unas circunstancias como las actuales tendríamos que hacer casi magia. Y para ello, íbamos a necesitar a un especialista en la materia. Entonces, ¿quién mejor que Miguel de Lucas que, además de ser Premio Nacional de Magia 2019 y presentador del programa ‘Un país mágico’ de La2, acaba de publicar un libro en el que fusiona magia, inteligencia emocional y motivación? Así que, dijimos abracadabra… y Miguel de Lucas aceptó acompañarnos en una nueva y diferente sesión del Aula.

Será mañana jueves, gracias al patrocinio de Obra Social laCaixa y Fundación Vocento, a partir de las seis de la tarde y a través de la web de El Norte de Castilla.

-En estos momentos difíciles y extraños, mucha gente ha descubierto que puede hacer magia con las pequeñas cosas. ¿Todos somos un poco magos?

-Creo que en todas las épocas difíciles han surgido proyectos e ideas que han perdurado en el tiempo. Ver posibles aquellas cosas que en principio parecen imposibles suena a magia, pero justo ahí radica el concepto de mago al que me refiero en el libro recién publicado, y que no es otro que el de ser una mejor versión de nosotros mismos. Siempre he pensado que sería fantástico poder acceder a esa mejor versión sin tener que esperar a que se dieran situaciones adversas. Sería maravilloso. Cuando el objetivo de alguien es vivir lo más feliz que pueda tiene que acceder a esa mejor versión que le permite no arrepentirse del pasado, no preocuparse mucho por el futuro y vivir el presente. No es fácil, pero existen técnicas y herramientas que lo hacen posible.

-¿Por qué este libro?

-Llevaba años dándole vueltas, y sentía que era el momento. Quizá por la visibilidad que me ha dado la televisión, o quizá porque encontré la editorial perfecta. El libro cuenta mi relación personal con la ansiedad y la depresión, pero no es un libro de autoayuda. Es un canto al optimismo y al realismo, pero también una llamada a la normalización de las enfermedades mentales. Debemos ver como algo normal acudir a terapia, ya sea psicológica o psiquiátrica. Yo antes no lo veía, pero acudir a un profesional cuando se necesita es una decisión muy madura y acertada.

-¿Qué te llevó a ser mago?

-Desde pequeño me atraían las actividades de animación y tiempo libre. En los campamentos a los que acudía como monitor empecé a interesarme por el mundo de la magia y el espectáculo en general. De hecho, cuando era pequeño no paraba de ver en la tele al famoso mago Pepe Carrol. Me encantaba cómo unía magia y humor. Me tenía atrapado sin moverme de la pantalla. Poco después descubrí la escuela de magia de Ana Tamariz en Madrid y todo cambió.

-¿Qué truco o efecto de magia se te ha resistido?

-Siempre hay efectos muy difíciles de hacer, bien por técnica, bien por estructura o concepción o por otros factores. La mayor parte de mis juegos de magia, desde hace ya tres años, los dedico al mundo de la empresa, y en este contexto me siento genial. Se trata de adaptar los efectos de magia a diferentes contextos. De hecho así nacieron las conferencias que actualmente imparto para diferentes marcas e instituciones. Todas ellas tienen muy presentes los efectos de magia, pero no sólo como ilusionismo, es decir como entretenimiento, sino como algo más profundo de lo que se puede extraer una lección útil.

-¿Es España un país mágico?

-Sin ninguna duda, y creo que en nuestro programa lo hemos demostrado. En todos los lugares se come bien, en todas partes hay patrimonio excepcional, tanto visible como invisible, arte, monumentos y sobre todo personas, que es el valor más especial que tiene este país. Me han pasado cosas muy bonitas en este programa y también sorprendentes. Yo mismo he descubierto lugares increíbles. Creo que cuando esta extraña situación nos deje, deberíamos hacer un esfuerzo por hacer turismo nacional, que tanto bien nos hará a todos. España es un país mágico.

Sin categoría

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *